VidrierÝas de Murano

Murano, isla del vidrio: el tour por las fábricas de vidrio es un viaje en búsqueda de los secretos de esta antigua arte veneciana famosa en todo el mundo.

Los pasajeros serán acogidos por el personal de a bordo en el punto de embarque concordado (Terminal de pasajeros del Tronchetto, Puerto de Venecia, San Marco o Punta Sabbioni, según las necesidades del cliente), punto de salida de nuestro itinerario.

Normalmente el tour prevé la salida desde el punto de embarque del Tronchetto con una parada en San Marco por la mañana y por la tarde embarque de San Marco hacia Murano.
En Murano se prevé una parada de alrededor de 40 minutos y la vuelta a la Terminal del Tronchetto.
Sin embargo, si es necesario, es posible concordar con antelación la salida desde un punto de embarque diferente y crear un itinerario según vuestras exigencias.

La isla de Murano se desarrolla a partir del final del siglo XIII, cuando un decreto ordena a los artesanos del vidrio de alejarse del casco histórico para evitar el riesgo de incendios. Las isla acoge el nombre de “isla de los fuegos” por la presencia de numerosos hornos que todavía hoy están activos y producen vidrio artístico de calidad en modo artesanal.
El tour prevé la visita a una de las fábricas de la isla, donde se podrá asistir a la producción del vidrio y durante el cual los maestros vidrieros demostrarán toda su habilidad en el manejo de esta técnica antigua.
Después de la demostración será posible visitar el show-room, donde es posible adquirir piezas de vidrio artísticas.

Generalmene se hace una parada de alrededor de 40 minutos en Murano, tiempo suficiente para visitar las fábricas.
Sin embargo, por la mañana antes de salir es posible concordar una duración más amplia del tour con respecto al servicio estándard.

Quien haya elegido prolungar la parada en la isla podrá aprovechar para visitar el Museo del vidrio de Murano, donde hoy en día se conservan las memorias de este arte antiguo.
Entre las piezas más importantes podemos citar la célebre copa nupcial de Barovier del siglo XV.
Siguiendo el paseo por la isla encontramos la Iglesia de San Pietro Martire, con las espléndidas bolas del altar de Giovanni Bellini, y la Basílica dei santi Maria e Donato, excelente ejemplo de arte véneto-bisantina con sus mosaicos y el ábside dorado de la cúpula.

Al final de la visita la embarcación llevará a los pasajeros de vuelta al punto de embarque.