Islas de la laguna: Murano, Burano y Torcello

Murano, Burano y Torcello: perlas de la laguna. Un itinerario para descubrir la magia de estas islas entre arte, naturaleza y tradiciones antiguas.

El punto de salida del tour por las islas de Murano, Burano y Torcello es la terminal de pasajeros del Tronchetto (también es posible salir desde Punta Sabbioni, Puerto de Venecia o San Marco, según las necesidades del cliente). Los clientes serán acogidos por el personal de a bordo y serán invitados a tomar asiento dentro del barco.

La isla de Murano, primera etapa del tour, es famosa en todo el mundo por la producción artesanal del vidrio. Aquí el grupo será invitado a una fábrica de vidrio, donde podrá asistir directamente a las diferentes fases del trabajado del vidrio.
En Murano se prevé una parada de alrededor de 40 minutos. De aquí el tour prosigue hacia la isla Burano.

La isla de Burano es un pequeño y alegre burgo de pescadores. Sus típicas casas variopintas, las sábanas colgadas al viento y las embarcaciones ancladas a lo largo de los canales llevarán al visitante dentro de la sugestiva atmósfera que caracteriza la isla.
Burano es conocida sobre todo por la antigua realización de merletti e pizzi (encajes y puntillas), a los que incluso se les ha dedicado un museo.
Los encajes de Burano son productos artesanales de gran valor, en especial el “punto in aria” es un bordado muy apreciado ya en el siglo XVI.
En la isla es posible visitar un laboratorio de encajes y comprar un souvenir en uno de los negocios que se encuentran a lo largo del recorrido.
Aquí también hay una parada de alrededor de 40 minutos.

El viaje prosigue hacia la isla de Torcello, el asentamiento lagunar más antiguo. La población romana de la tierra firme véneta huyendo del avance de los Hunos y los Longobardos encontró refugio exactamente en esta isla de la laguna.
En 638 el obispo de Altino transfirió la sede episcopal a esta isla y desde ese momento la isla vivió el período de mayor crecimiento económico y social.
La atmósfera que caracteriza la isla hoy en día es muy diferente: casi completamente deshabitada, Torcello ofrece escenarios rústicos y silenciosos pero no menos fascinantes.
La Basílica de Santa María Assunta es la más antigua de la laguna y en su interior está decorada con refinados marmoles y mosaicos bizantinos.
El campanario es un lugar ideal para observar el paisaje y su entorno.
Los  palacios del Consiglio y del Archivio son la sede del Museo del Estuario, donde se encuentra una importante sección de Arqueología Medieval.
El visitante curioso podrá cruzar el Puente del Diablo. La leyenda cuenta que cada 24 de diciembre por la noche el diablo se presenta disfrazado de gato negro ante los que cruzan dicho puente.
También aquí hemos previsto una parada de alrededor de 40 minutos.
Al final de la visita regreso al punto de embarque.